Presa de la Olla, el lado natural de Guanajuato.

 

Definitivamente si queremos hablar de un lugar con historia desde que mencionamos el nombre, la referencia obligada es Guanajuato, cada lugar, cada espacio tienen una historia propia que nos remite a nuestras propias raíces.
En esta ocasión vamos a hablar de la Presa de la Olla, un lugar bello y natural al que no podemos faltar cuando visitemos la bella ciudad de Guanajuato.
Inaugurada en 1747, esta presa se construyó con la idea de terminar la escasez de agua que azotaba al pueblo guanajuatense, sin embargo, su construcción empezó desde  1741; al inaugurarla no estaba completa pero la escasez apremiaba. Finalmente en 1749 se terminó la construcción de la presa, ya con más capacidad y con todo lo necesario para echarla a andar, empezó a abastecer de agua a la ciudad entera.
Por ser un atractivo turístico importante, en 1795 se construyó una carretera que llevaba directamente a la presa, dando así origen a varios puentes que también fueron y son muy importantes en la infraestructura guanajuatense. Sin embargo, unos años después, se empezaron los planes para entubar el agua de la presa y que de esta manera fuera más eficiente la distribución del agua, así que en 1849 se entuba el agua de la presa y la misma pasa a ser escenario de la construcción de bellos chalets que eran muy frecuentados por la élite de Guanajuato.
El tiempo pasó y una vez por año las puertas de la presa se abrían para darle limpieza al río de Guanajuato, un evento en el que participaba gran parte del pueblo.
Después, cada año, el 24 de junio hay una fiesta en los alrededores de la presa, en el parque Florencio Antillón, el cual se llena de puestos ambulantes para quienes vayan a de visita con la familia y de juegos infantiles para que los niños se diviertan, es un espacio al aire libre, por lo que se pueden hacer ejercicios, deportes, etc. El primer lunes de cada mes de julio el gobernador da la señal de apertura con un pañuelo blanco, tras lo que empieza la fiesta con música en vivo, tradicionalmente se toca el himno guanajuatense y el waltz sobre las olas. Una excelente opción para ir con la familia, ya que este día es de asueto.
Los precios de este lugar varían dependiendo de los puestos que haya y lo que deseemos comer o consumir, hay desde dulces hasta micheladas y los días de la fiesta son el 25 de junio y el primer mes de julio a partir de la 1 de la tarde.