El monumento al Pípila, honor a quien honor merece.

 

En la guerra de independencia de México, muchos personajes tuvieron una participación muy importante en la misma, tan sencillo es que sin esa época de la historia, México no sería como lo conocemos.  Lo cierto es que un 28 de septiembre de 1810, este personaje se ganó su pase a la historia gracias a su heroico acto.
Juan José de los Reyes Martínez, mejor conocido como “el Pípila”, nació y creció en San Miguel el Grande, en Guanajuato, estudió ahí hasta que decidió trabajar en la industria minera que en esos tiempos estaba en su pleno auge, comenzó desde abajo y con el trabajo se convirtió en el jefe directo de un grupo de barreteros. Más tarde se unió al ejército insurgente, a decir de las leyendas, por cuenta propia debido a los fuertes castigos que se les imponían a los insurgentes en esa época por sublevarse al rey Carlos III, fue ahí en dónde conoció a Miguel Hidalgo junto con quien planeó la toma de la Alhóndiga de Granaditas quemando la puerta principal.
El Pípila, según cuentan las leyendas, tomó una losa de concreto, la puso en su espalda y evitando así las balas y las antorchas en fuego que eran lanzadas hacia él desde el interior del recinto, con una mecha incendió la puerta principal de la alhóndiga y gracias a este acto, el ejército insurgente pudo entrar al recinto.
Tiempo después siguió luchando por la independencia hasta que murió en 1863 en San Miguel de Allende a causa de gases liberados en la mina en donde trabajaba.
Esta historia resumida sólo nos da una idea de lo que este personaje histórico hizo en su lucha por la independencia; como esta, muchas otras historias nos guarda Guanajuato.
Este monumento al Pípila es una excelente opción para toda la familia, para los niños, los jóvenes y los adultos, es una muy buena manera de aprender un poco más de la historia de los héroes que hicieron de México un gran país. Es muy sencillo, si vamos a Guanajuato, llegar a este monumento, ya que se puede llegar fácilmente por la carretera Panorámica o caminando hacia San Miguel por los callejoncitos, aprovechando para dar un recorrido por los fascinantes rincones de la ciudad de Guanajuato.
Una vez estando ahí, no olvide visitar este imponente monumento y aprender o recordar un poco de nuestra fascinante historia.